Breve historia del cacao y sus poderosos beneficios en la salud – Casa Bruna

10% EN TU PRIMERA COMPRA CÓDIGO: CASABRUNAONLINE

Breve historia del cacao y sus poderosos beneficios en la salud

BREVE HISORIA DEL CACAO 

 El cacao (Theobroma sp.) es una especie de árbol que pertenece a la familia de las malváceas. Es nativa de América del Sur, probablemente de la región amazónica (Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia y Brasil). Su distribución se extendió hasta México y Centroamérica donde se ha cultivado por más de 3,000 años, sin embargo, no se sabe si su dispersión ocurrió de manera natural o por acción del hombre.

 

En México, el cacao se considera una especie nativa y es probable que haya sido domesticada por los pueblos mesoamericanos. Se piensa que la cultura olmeca fue la primera en descubrir el sabor del cacao, también fueron los primeros en cultivarla (1500 a 400 a. C.). Más tarde la cultura del cacao se extendió a otras civilizaciones: la maya y la azteca.

 El cacao tenía un gran valor para los pueblos prehispánicos, pues lo consideraban un regalo de los dioses y fue adoptado como un elemento natural y simbólico dentro de sus usos y costumbres. De hecho, el término Theobroma deriva del griego theós, dios y bróma alimento, que significa alimentos de los dioses.

 Su fruto representaba el corazón humano y el chocolate la sangre que corre por nuestro cuerpo. Se empleaba en ceremonias religiosas de miembros de la realeza, acompañaba a los difuntos al inframundo y se preparaba para celebrar victorias militares.

 Actualmente el cacao y sus derivados (ej. el chocolate y cocoa) son alimentos consumidos casi en todo el mundo y son reconocidos, no solo por su extraordinario sabor, si no también por sus propiedades nutricionales y beneficios para la salud.

 

PROPIEDADES NUTRIMENTALES

 El cacao es una fuente importante de magnesio, potasio, cobre y hierro, y de ácidos grasos esenciales.

El cacao o los productos elaborados a partir de cacao (ej. chocolate negro) son una de las fuentes más importantes de polifenoles, particularmente del grupo de los flavonoides. Contienen más polifenoles que el té verde o el vino. Estos compuestos son potentes antioxidantes y agentes anti-inflamatorios que representan del 12%-18% del peso seco de los granos de cacao. El cacao también contiene teobromina, un alcaloide de sabor amargo que tiene efectos parecidos a la cafeína, tiene un efecto diurético y estimula al sistema nervioso central, sin embargo, estos efectos son menos potentes que los de la cafeína.

 Los polifenoles y la teobromina son los responsables de darle el sabor amargo característico al cacao y al chocolate.

 El cacao: un alimento cardiprotector

 Diversos estudios han demostrado que existe una asociación inversa entre el consumo de cacao, incluyendo al chocolate negro, y la mortalidad por enfermedades cardiovasculares. Diferentes meta-análisis han mostrado que hay suficiente evidencia para decir que el consumo del cacao afecta múltiples factores de riesgo cardiovascular; factores que también nos predisponen a desarrollar diabetes mellitus tipo 2 y algunos tipos de cáncer.  

 

El consumo diario de cacao o chocolate negro coadyuva a reducir los niveles elevados de colesterol LDL oxidado o “colesterol malo” y triglicéridos, estos dos factores se asocian a la formación de la placa de ateroma en las arterias incrementando el riesgo de padecer la formación de trombos y embolias. Asimismo, el consumo de cacao, aumenta los niveles de colesterol HDL o “colesterol bueno”, que disminuye el riesgo aterogénico y mejora la función endotelial por medio de la producción de ácido nítrico, que disminuye la presión arterial sistólica y diastólica. La disminución de procesos de inflamación y agregación de plaquetas en las placas de ateroma también se ha asociado al consumo de cacao.

 *Es muy importante considerar que estos estudios muestran los resultados de la ingesta diaria de cacao o chocolate negro (al menos 90 % de cacao) bajo en grasa y sin azúcares añadidos.

 Tanto estudios in vivo como in vitro señalan que el efecto cardioprotector del cacao está mediado por los polifenoles y la teobromina.

 

El cacao: un alimento que protege tu piel

La aplicación de cacao de manera tópica ayuda a disminuir la retención de líquidos y activa la circulación sanguínea. Estos dos factores intervienen en el desarrollo de celulitis o “apariencia de piel de naranja” en las zonas del cuerpo con mayor acumulación de grasa como muslos, glúteos y abdomen.

 

Los cientos de tipos de polifenoles y la teobromina que contiene el cacao actúan, de manera tópica, como fuertes antioxidantes, aún mejor que la vitamina C. Estos compuestos disminuyen la oxidación de lípidos de las membranas plasmáticas de las células de la piel y funcionan como quelantes de radicales libres, los cuales se generan en la piel por la acción de los rayos UV y otros contaminantes ambientales. De igual manera, el cacao actúa como un agente des pigmentante.

 

Los polifenoles del cacao inhiben la acción de dos enzimas que juegan un papel fundamental en el envejecimiento prematuro de la piel: la colagensa, que degrada las fibras de colágena y la elastasa que degrada la elastina, por esta razón se ha recomendado utilizarlo como un agente “antiarrugas”.

 

Texto: Andrea G.

Fuentes bibliográficas:

  • Karim A., Azlan A., Ismail A., Hashim P., Abd Gani S., Zainudin B., Abdullah N. 2014. Phenolic composition, antioxidant, anti-wrinkles and tyrosinase inhibitory activities of cocoa pod extract. Complementary and Alternative Medicine. 14:381
  • Khan N., Khymenets O., Urpí-Sardá M., Tulipani S., Garcia-Aloy M., Monagas M., Mora-Cubillos X., Llorach R., Andres-Lacueva C. 2014. Cocoa Polyphenols and Inflammatory Markers of Cardiovascular Disease. Nutrients. 6: 844-880.
  • Scapagnini G., Davinelli S., Di Renzo L., De Lorenzo A., Olarte H., Micali G., Cicero A., Gonzalez S. 2014. Cocoa bioactive compounds: significance and potential for the maintenance of skin health. Nutrients. 6: 3202-3213.
  • Salas Tornés Jesús y Hernández Sánchez Laura Y. Julio- Agosto 2015. Cacao, una aportación de México al mundo. Ciencia: 33-39.

 

 

 

 

 

 

1 comentario

  • Excelente artículo gracias

    Miguelangel

Dejar un comentario